Racing y Flamengo empataron 1-1 en un partido muy discutido por la ida de los octavos de final de la Copa Libertadores. El arbitraje del venezolano Alexis Herrera fue muy polémico, ya que anuló mal un gol lícito de Lisandro López. La Academia se puso en ventaja a los 13 minutos por el gol de Héctor Fértoli, tras una gran corrida y habilitación de Fabricio Domínguez. Sin embargo, la ventaja le duró poco, ya que dos minutos después, Gabriel Barbosa (Gabigol) puso el empate final en Avellaneda.

La primera etapa fue muy vertiginosa, con los dos conjuntos disputándose la tenencia de la pelota y creando situaciones claras de peligro. También hubo mucho roce, producto de la copiosa lluvia que cayó sobre el estadio Presidente Perón. Sin embargo, fue el árbitro venezolano Alexis Herrera quien terminó llevándose la atención por una actuación lamentable.

Al juez se le fue de las manos el encuentro rápidamente al permitir la pierna fuerte de ambos lados. También se equivocó al no expulsar a Fabricio Domínguez en Racing, luego de un pisotón. En su intento por disputar la pelota, lo hizo con “temeridad”, por lo que el futbolista local debió haber sido expulsado por doble amarilla.

Sin embargo, el error más grosero fue en el complemento, cuando anuló mal un gol de Lisandro López para la Academia por una supuesta infracción previa que no existió. En una disputa normal, el jugador de Flamengo Everton Ribeiro se pasa en la carrera y cae ante el mínimo contacto físico, pero no hay carga ilícita de Mena. Como el VAR sólo puede actuar al final de la jugada, se decide por anularlo una vez que convirtió Licha. Grueso error del juez, ya que no hubo empujón.

La actuación del juez volvió a ser muy discutida, sobre todo a diez minutos del final cuando el árbitro anuló otro tanto de Racing. Sin embargo, en esta acción sí acertó porque en el centro previo Iván Pillud estaba en posición adelantada.

El conjunto de Avellaneda atraviesa una crisis futbolística y dirigencial en el momento más importante de la temporada. Es que además de las cuatro derrotas consecutivas que acumula el equipo que dirige Sebastián Beccacece, en las últimas horas se sumó la confirmación de que Diego Milito, el secretario técnico de la institución, dará un paso al costado y no continuará en su cargo por diferencias con el manejo del club del presidente Víctor Blanco.

Frente a este escenario, sin puntos en su zona de la Copa de la Liga Profesional tras las caídas ante Arsenal, Unión y Atlético Tucumán, en dos ocasiones, Racing se enfrentó a uno de los grandes candidatos a quedarse con la edición 2020 de la Libertadores. Pese al empate y el gol recibido, que lo obligará a ir a ganar a Río de Janeiro, mejoró y mucho la imagen que mostró en el Cilindro de Avellaneda.

El partido revancha de la serie se jugará el próximo martes 1 de diciembre en el estadio Maracaná, de Río de Janeiro. El conjunto que avance de este cruce deberá enfrentarse al vencedor de la serie que protagonizarán Independiente del Valle, de Ecuador, y Nacional de Montevideo