Finalmente el argentino Diego Schwartzman no logró alcanzar la final de Roland Garros. No porque no haya gozado de su mejor versión en París, sino porque en su camino se cruzó el español Rafael Nadal, amo y señor de la cancha Philippe-Chatrier, quien desplegó su enorme potencial para imponerse por 6-3, 6-3 y 7-6 y quedarse con el primer boleto a la final. Espera ahora por el ganador del duelo entre Stefanos Tsitsipas y Novak Djokovic.

El primer set tuvo poco más de una hora de acción, donde el nacido en Mallorca logró doblegar al argentino en la apertura del juego. El Peque desperdició en el primer game del duelo dos break points que podrían haber marcado la tendencia del duelo. En contrapartida, Rafa le quebró el servicio en su primer saque y pasó al frente por 2-0. Se repartieron un quiebre por lado, para encaminar en ese primer parcial el 3-1 a favor del número 2 del mundo.

Después tenista argentino tuvo una oportunidad más en el quinto game para volver a romper el saque del jugador mallorquín, pero falló y a partir de ahí la balanza se inclinó para un Nadal que demostró por qué es el rey del Abierto de Francia. Si bien Schwartzman logró levantar dos puntos de set en contra, su rival no falló en el tercero y se apropió del parcial inicial con un 6-3.

El tenista español de 34 años acentuó las diferencias durante el segundo set, que también lo vio ganador con un 6-3 en 44 minutos de actividad. El quiebre rápido para pasar al frente 2-1 le permitió a Nadal manejar las presiones sin mayores complicaciones. Diego pudo afrontar tres break point en contra durante el séptimo game para seguir en partido, pero sucumbió en el noveno ante su primera situación de quiebre en contra y el español se apoderó del parcial.

Ya en el tercero, con un Rafa bestial, a Schwartzman no le quedó más remedio que vender cara su derrota. El manacorí se había colocado 4-2 arriba tras varios quiebres de ambos lados y parecía que iba a quedarse con el partido más pronto que tarde, pero el argentino no cedió con facilidad y puso el 4-4 para encender una luz de esperanza. Llegaron al tie break y ahí Nadal no dio margen imponiéndose con mucha jerarquía (7-0) y cerrando el partido con un 7-5 en el tercer parcial.

De esta forma, Schwartzman, de 28 años, que venía de conseguir una emotiva victoria ante Dominic Thiem (número 3 del ranking ATP), se ha despedido con la cabeza en alto tras cerrar su mejor participación en un torneo de Grand Slam. Ha caído ante Rafael Nadal, el máximo ganador de la historia del Abierto de París, quien buscará su trofeo número 13 ante Djokovic o Tsitsipas.

El Peque no pudo repetir su victoria ante Rafa de los cuartos de final del Masters 1000 de Roma pero era un desafío muy grande si se tiene en cuenta que Nadal solo perdió tres partidos en el Grand Slam francés en los últimos 15 años: Robin Söderling en octavos de final del 2009, Novak Djokovic en cuartos de final del 2015 y un walkover ante Marcel Granollers en 2016 por una lesión en la muñeca son las pequeñas manchas en un historial que acumula 98 victorias.

Schwartzman tendrá su premio a partir del lunes, con la actualización del ranking ATP, ya que se ha asegurado el octavo puesto del clasificación del tenis mundial. Además se sumará al exclusivo “grupo de los 13” que tiene a los argentinos que alguna vez llegaron a ser Top Ten en su trayectoria.