Junto al estadio Aldo Cantoni, el Autódromo El Zonda Eduardo Copello es una de las infraestructuras deportivas que mayores justas deportivas le trajo a la provincia, y por ende, se encuentra en el corazón y el permanente recuerdo de todos los sanjuaninos. Decir El Zonda en nuestro país, es decir San Juan e inmediatamente te transporta a un circuito con personalidad, que inspira respeto, que atrae por la magnificencia de sus cerros, pero que a la vez representa un sueño para aquellos que hacen del automovilismo su deporte. Correr y sobre todo, ganar en el Zonda, es un objetivo de muchos de los pilotos argentinos.

Los ingenieros que estuvieron a cargo de la proyección y construcción del autódromo fueron Romano Petrini y Alberto Olivera y la visión de construirlo en la Quebrada de Zonda fue el ingeniero Hugo Montes Romaní, que por entonces, década del `60, era Ministro de Obras Públicas de nuestra provincia. Finalmente el proyecto se hizo realidad. Con la visita de Juan Manuel Fangio, quien sugirió el sentido de circulación horario con el que cuenta actualmente el autódromo y se llevó la idea a su Balcarce natal para el autódromo que lleva su nombre y que actualmente está inactivo.

El 8 de octubre de 1967 se inauguró el Autódromo El Zonda, en lo que fue el acontecimiento tuerca más importante en la provincia. Miles de personas, ubicadas en los cerros, presenciaron este hecho histórico que contó con la presencia del quíntuple campeón del mundo de Fórmula 1, Juan Manuel Fangio, y otro quíntuple monarca en la historia del Turismo Carretera, Oscar Alfredo Gálvez. El Turismo Carretera inauguró el nuevo autódromo y de esa carrera participaron 3 pilotos sanjuaninos: Eduardo Copello, Julio “Ampakama” Devoto y López Gaido. El ganador fue Eduardo Copello con Liebre Torino. El TC corrió al año siguiente y desde ahí nunca más visitó el Zonda, que albergó muchas categorías como el Turismo Nacional, F1 Mecánica Argentina, la F2 Internacional, campeonatos sudamericanos de karting, pero sobre todo fue la casa del TC2000 y posteriormente del Super TC2000, además del Top Race, Fórmula Renault, Fórmula Gol, y las categorías zonales como el Zonal Cuyano y locales de automovilismo.

De propiedad del Gobierno de San Juan, El Zonda es concesionado por la ASV, Asociación Sanjuanina de Volantes, quien procura por su mantenimiento y cuidado. Por gestión del entonces Presidente Antonio Meritello Lampasona, en el año 2000 se decide anexar el nombre de Eduardo Copello, en homenaje a quien se considera uno de los mejores pilotos sanjuaninos de todos los tiempos, y quien se llevaría la primera carrera disputada en dicho escenario, justo el día de su inauguración. Hoy el Autódromo El Zonda “Eduardo Copello” es un sello provincial con marca propia y unos de los circuitos más respetados de nuestro país, por lo técnico de su trazado y la peligrosidad de su entorno.

Los sanjuaninos, y gran parte de los fanáticos en nuestro país, recuerdan carreras memorables, como la de su inauguración el 8 de octubre de 1967 con la visita del TC y la comentada victoria de Eduardo Copello.

Pero otras carreras quedaron en la retina de los fierreros, como la victoria de Henry Martin en 1997, con el Ford Escort Zetec del equipo oficial de Oreste Berta. Fue un 7 de septiembre de 1997 cuando se impuso en la primera de las dos Finales sobre dos grandes referentes de la categoría de ese momento como Guillermo Ortelli con Chevrolet Vectra y Omar Martínez con Honda Civic. Esa temporada, el sanjuanino se coronó Campeón.

Nadie puede olvidar la maniobra entre Juan María Traverso y Juan Manuel Silva en la curva de los tontos. Fue un domingo 9 de septiembre de 2001, cuando Traverso definió la victoria en una de las últimas curvas de El Zonda, en la última vuelta, doblando a la par y con toque sobre el auto de Juan Manuel Silva quien iba adelante. También llamada curva de los mirones, posteriormente y por esa maniobra, pasó a llamarse curva Juan María Traverso. El flaco de Ramallo, siete veces Campeón de TC2000, con récord de 73 Pole Positions y 68 triunfos, ganó su última carrera en esta categoría en esta ocasión, a bordo de un Toyota Corolla.

Otra que recuerdan los sanjuaninos involucró a sus dos principales pilotos en el TC2000. Fue un 20 de mayo de 2007, Henry Martín con Honda Civic oficial y Fabián Flaqué con Ford Focus del equipo de Roberto Valle. Ambos, de buen rendimiento ese fin de semana, largaban en las dos primeras filas. Larga la carrera final y Flaqué, que venía por adentro, recibe una encerrona de Pechito López y le pega al auto de Henry, que termina incrustándose contra el guardarrail. Se temió lo peor, pero por suerte ambos pilotos la pueden contar. Pocas veces las tribunas naturales del Zonda, colmadas de público, se quedaron en absoluto silencio.

Finalmente, otra competencia antológica fue la carrera del empate en el Super TC2000, algo inédito en el automovilismo mundial. El domingo 5 de octubre de 2014, fue el día en que una carrera de automovilismo terminó empatada hasta en las milésimas y fue en el Zonda. Matías Muñoz Marchesi con Chevrolet Cruze y Leonel Pernía con Renault Fluence, completaron la carrera ambos en 42 minutos 35 segundos 822 milésimas luego de 31 vueltas. Después de más de una hora de deliberaciones tras la conclusión de la competencia, la CDA del ACA resolvió recargar al piloto del equipo Renault por considerar que, en busca del triunfo, realizó una maniobra fuera de reglamento, y lo bajó a la segunda posición. De esa manera tras el ’empate técnico’ el chaqueño Muñoz Marchesi logró su única victoria en la categoría debido al recargo a su rival.

Este año por la Pandemia del COVID-19, el Zonda Eduardo Copello no tuvo acción. A punto estuvo de recibir en marzo la apertura de campeonato del Super TC2000, sin embargo el inicio de la cuarentena coartó la chance de contar con esta fecha en San Juan. Sin dudas que se mantiene la esperanza de volver pronto a sentir el rugido de motores en esa caja de resonancia que forman las sierra Azules de Zonda, otra característica única del ocho sanjuanino, donde los motores suenan como en ningún otro lugar del mundo