La argentina Nadia Podoroska (131º) perdió ante la polaca Iga Swiatek (54º)  por 6-2 y 6-1, en una hora y 10 minutos, y no pudo convertirse en la primera argentina de la historia en alcanzar la final de Roland Garros.

La tenista rosarino nunca pudo meterse en partido y todo fue mérito de la polaca de 19 años, que se hizo dueña del encuentro a base de una gran potencia que aplicó sobre todo con su derecha. Los 23 tiros ganadores de Swiatek contra los tan sólo 6 de Podoroska reflejan lo que fue el partido.

Pese a la frustración, la rosarina hizo historia en el Abierto de Francia al convertirse en la primera jugadora que, viniendo desde la qualy, llegó hasta las semifinales. Además, se irá de París con una ganancia de más de 400 mil dólares y, a partir del próximo lunes, se meterá entre las mejores 50 tenistas del mundo.

Por su parte, Swiatek, una de las grandes promesas del tenis femenino, espera en la final por la ganadora del encuentro que jugarán la estadounidense Sofia Kenin (6º) y la checa Petra Kvitova (11º). El partido por el título se disputará el sábado, aunque aún resta que se confirme la hora.