Una de las villas mas populares de Chimbas, es sin dudas la Villa San Patricio, una barriada de buena gente y que vive del pasado, pero sin dejar de mirar al futuro. Para eso, cuenta con un gran presente.

Luego de muchos años de abandono del edificio de la unión vecinal, donde en épocas doradas se celebraban grandes bailes de carnaval o incluso muchos espectáculos musicales de grandes artistas, parece estar volviendo a ser el de antes.

Para eso, hizo falta que surgiera un grupo de vecinos con sangre nueva, joven y con ganas de devolver a dicha barriada a los viejos y buenos tiempos.

Un grupo que si bien son cerca de 30 personas, tiene un Triunvirato Normalizador con dos caras muy conocidas dentro del ambiente futbolístico de nuestra provincia. Uno es el querido Eduardo “Cachilo” Magallanes y el otro es el gran Alejandro “Toto” Brizuela, además de Heber Sarruff como el tercer integrante.

Ellos, junto a su equipo de trabajo, comenzaron a trabajar a pulmón, con lo que tenían y con lo que los propios vecinos les podían ayudar. Así y todo, comenzaron, hace un poco mas de dos meses, entregando 60 porciones de almuerzo los días domingo. La cosa comenzó a andar mucho mejor de lo que ellos pensaron y le sumaron los viernes con la misma ración, pero de copa de leche.

Todo gracias a los vecinos y a algunos comerciantes que se fueron enterando de la iniciativa a través del boca a boca. Llegaron fideos, arroz, aceite, salsa, polenta, leche, chocolate, galletas y todo lo que servía para seguir con ese gran gesto solidario. A esto se le suma que los viejos vecinos ayudan con la realización de sopaipillas para servir junto con la ración de leche, todos los viernes por la tarde.

Pero ese grupo no se quedó con eso y fue por mas, porque había que mejorar el delicado estado edilicio de la unión vecinal, por eso también están trabajando en dichas mejoras a través de una vereda nueva, pintura a nuevo del salón de usos múltiples, tendido eléctrico, mejorar el playón para poder realizar no solamente diferentes actividades deportivas, sino también que vuelvan los tradicionales bailes y asi varias cosas mas que van realizando de a poco, pero siempre con muchas ganas.

Otro objetivo importante que se propuso el triunvirato es el de sanear las cuentas en cuanto a antiguas deudas y también poder dejar en regla tema de papeles del club. Ya que tienen como objetivo el de llegar a fin de año con una unión vecinal totalmente renovada en todos los aspectos.

Por lo pronto, hoy no dejaron pasar la oportunidad y realizaron un tradicional locro patrio con mucho éxito, donde se repartieron mas de 600 porciones.

Los viejos tiempos empiezan a volver a la Villa San Patricio, de la mano de sangre nueva y con ganas de progresar. Bienvenidos sean esos dirigentes, con ganas de hacer cosas en poz del bienestar de una gran y populosa barriada.